mayo 18, 2023 in Dolor de cuello, Dolor de espalda, Estilo de vida, Recursos para pacientes

La trampa del dolor: sus efectos en tus decisiones de salud

El dolor suele ser el último grito de auxilio del cuerpo. Como el dolor punzante de un diente cariado o el dolor sordo de un cáncer avanzado, el dolor a menudo señala un punto sin retorno en la progresión de una enfermedad. Pero, ¿y si el dolor nos está engañando hacia la complacencia?

Señales físicas indoloras que preceden al dolor

Antes de que aparezca el dolor, a menudo hay señales reveladoras. El tono muscular asimétrico, la rigidez matutina, la reducción de la flexibilidad y la fatiga inexplicada son como susurros que preceden al grito del dolor. Estos síntomas sutiles podrían indicar problemas de salud que aún están en etapas tempranas y más manejables.

Síntomas: los primeros en desaparecer

Cuando comenzamos un tratamiento, el dolor suele ser el primer síntoma en desaparecer. Imagina llenar un frasco de galletas: la última galleta que entra en el frasco es el dolor. Cuando comienzas tu tratamiento, la «galleta del dolor» es a menudo la primera que sacas. Pero el frasco aún no está vacío. Las galletas restantes, que representan los problemas subyacentes, aún deben ser abordadas.

¿Por qué las personas interrumpen el tratamiento temprano?

Muchos pacientes suspenden el tratamiento tan pronto como el dolor disminuye, creyendo que se han recuperado. Otros dejan de recibir tratamiento debido a limitaciones financieras o porque están demasiado ocupados con el trabajo o las responsabilidades familiares. Incluso algunos descuidan su salud debido a baja autoestima, priorizando el cuidado de sus mascotas, vehículos o hogares por encima de su bienestar personal.

Las consecuencias de detener el tratamiento temprano

Sin embargo, terminar el tratamiento prematuramente puede tener graves consecuencias. La enfermedad podría recaer, progresar aún más o incluso causar complicaciones. Además, la carga financiera de la atención médica puede aumentar significativamente si una enfermedad progresa a una etapa más grave debido a un tratamiento incompleto.

Estrategias para evitar la trampa del dolor

Entonces, ¿cómo podemos evitar esta «trampa del dolor»? La clave está en comprender que la ausencia de dolor no significa necesariamente que la enfermedad haya desaparecido por completo. Debemos esforzarnos por completar nuestro tratamiento y prestar atención a otras señales más sutiles de enfermedad.

Conclusión

En resumen, no te limites a quitar la «galleta del dolor» y asumir que el frasco está vacío. Asegúrate de «comerte todas las galletas» abordando todos los problemas de salud subyacentes. Al hacerlo, podrás evitar la «trampa del dolor» y garantizar una recuperación más completa y duradera.

Referencias

  1. Crombez, G., Eccleston, C., Van Damme, S., Vlaeyen, J.W., & Karoly, P. (2012). Fear-avoidance model of chronic pain: the next generation. The Clinical journal of pain, 28(6), 475–483. https://doi.org/10.1097/AJP.0b013e3182385392
  2. Van Middelkoop, M., Rubinstein, S. M., Verhagen, A. P., Ostelo, R. W., Koes, B. W., & Van Tulder, M. W. (2010). Exercise therapy for chronic nonspecific low-back pain. Best practice & research Clinical rheumatology, 24(2), 193–204. https://doi.org/10.1016/j.berh.2010.01.002
  3. Osterberg, L., & Blaschke, T. (2005). Adherence to medication. The New England journal of medicine, 353(5), 487–497. https://doi.org/10.1056/NEJMra050100
  4. Sabaté E. (2003). Adherence to long-term therapies: evidence for action. World Health Organization. https://www.who.int/chp/knowledge/publications/adherence_full_report.pdf
  5. Zullig, L. L., Bosworth, H. B., & Jeffreys, A. S. (2012). The role of patient activation in the management of chronic conditions. North Carolina medical journal, 73(5), 385–386. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4062023/
  6. Moseley, G.L., & Butler, D.S. (2015). Fifteen Years of Explaining Pain: The Past, Present, and Future. The Journal of Pain, 16(9), 807–813. https://doi.org/10.1016/j.jpain.2015.05.005
  7. Nahin, R.L. (2015). Estimates of Pain Prevalence and Severity in Adults: United States, 2012. The Journal of Pain, 16(8), 769-780. https://doi.org/10.1016/j.jpain.2015.05.002
  8. Llewelyn, M.J., Fitzpatrick, J.M., Darwin, E., Tonkin-Crine, S., Gorton, C., Paul, J., Peto, T.E.A., Yardley, L., Hopkins, S., & Walker, A.S. (2017). The antibiotic course has had its day. BMJ (Clinical research ed.), 358, j3418. https://doi.org/10.1136/bmj.j3418
  9. Cutler, R.L., Fernandez-Llimos, F., Frommer, M., Benrimoj, C., & Garcia-Cardenas, V. (2018). Economic impact of medication non-adherence by disease groups: a systematic review. BMJ Open, 8(1), e016982. https://doi.org/10.1136/bmjopen-2017-016982
  10. Barello, S., Graffigna, G., & Vegni, E. (2012). Patient engagement as an emerging challenge for healthcare services: mapping the literature. Nursing research and practice, 2012, 905934. https://doi.org/10.1155/2012/905934



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descargo de responsabilidad

La información y los materiales presentados en este sitio web tienen fines puramente informativos y educativos. No pretenden reemplazar o servir como sustituto de un diagnóstico médico, asesoramiento profesional o consulta con un profesional sanitario cualificado en relación con el diagnóstico y tratamiento médico. Cualquier contenido o material, incluidos trabajos de investigación, estudios de casos y testimonios, que hable de las experiencias de los pacientes con la atención sanitaria está destinado únicamente a fines educativos y no debe interpretarse como una garantía de beneficio. Los resultados del tratamiento pueden variar en función de diversos factores, como la edad del paciente, la gravedad de su afección, el alcance de su lesión y la duración de su afección.

By browsing this website, you agree to our privacy policy.
I Agree